Diario de juego

Dungeon Crawler, el sufrimiento de iniciarse en el género

Hace unos días hablaba sobre Dean Takashi, Cuphead y su penosa demostración en Gamescom. No voy a repetir mis palabras sobre ello, para eso ya está la entrada en cuestión, pero me he topado con un momento similar en mi propia “carrera” que me ha hecho reflexionar sobre lo mismo. Es algo anecdótico, lejos de los metáanalisis y comentarios críticos a los que suelo dedicarme, pero me he dado cuenta de que ya me dedico a eso en otros dos medios, así que me gustaría mantener un tono menos serio en mi propio territorio — veremos como sale esto.

Hace unos días recibí, por parte de TecnoSlave, mi siguiente trabajo. En forma de código (porque eso de enviar los juegos en formato físico empieza a verse cada vez menos) me llegó Mary Skelter: Nightmares, un dungeon crawler del más puro estilo shonen (de hecho recuerda muchísimo a Owari no Seraph y otras similares) con un toque edgy. Tras echarle una ojeada general me decidí por hacerme con él mientras espero turno para hacerme con algo más profundo. Hasta aquí todo bien. Hasta que me dio por pensar en cuantos juegos del género había tocado.

MKN_Nov112016_02.jpg

Un repaso rápido a mi biblioteca mental y hago un listado: Pokémon Mundo Misterioso. Y ya. Si nos centramos en el sentido más literal de Dungeon Crawler supongo que podría sumar otros tantos como Dark Souls, The Legend of Zelda o incluso Persona 3 y 4. Pero incluso con estas, nunca me había enfrentado a un juego que haga uso de las mecánicas clásicas del género. Cámara en primera persona, obstáculos varios repartidos por el mapa y un dolor de cabeza insoportable tras la primera media hora de juego.

Va a sonar triste pero se me da fatal jugar en primera persona, me resulta asfixiante el tener un campo de visión tan limitado y mucho más con una estética tan oscura y un diseño de niveles que apunta a los laberintos. Tampoco contaba con que entre el mapa se encontrasen escondidas una gran cantidad de trampas y debo haber caído en todas las que me he cruzado; desde losas que disparan flechas hasta caídas al abismo, pasando por todo tipo de objetos punzantes que salen desde el suelo.

Aparte de utilizar esta confesión de torpeza (que conste que me hice rápido con el título y voy viento en popa ahora mismo) para remarcar el hecho de que un crítico no debe tumblr_mdagyqvGx21qeh39oo1_500.gifser un gran jugador — y de que se puede adaptar al mismo con unas pocas horas de práctica—, debo reconocer que me está sirviendo para reflexionar sobre el diseño de niveles en los videojuegos. No es la primera vez, ya me he roto alguna vez la cabeza con Zelda o los Souls de Miyazaki, pero es la primera vez en que lo observo desde un punto crítico.

Y es que, sin adelantaros nada del análisis, siento que es un sistema demasiado básico y centrado exclusivamente en el entorno — ojo, que no es una generalización. Por esta razón creo que es obligatorio crear un espacio interesante, que atraiga al jugador para que no se canse de caminar sobre las mismas ‘cuatro paredes’ constantemente. Para realizar un análisis en condiciones he estado probando otros títulos similares como Sword of Stranger City o Etrian Odissey y, aunque este último hace un buen trabajo, por lo general siento que se tratan de la forma más sosa posible.

Los mapeados resultan poco característicos y las conversaciones se tratan en forma de novela gráfica, eliminando así cualquier interacción interesante entre personajes y obviando la escenificación. Y es una pena porque hace uso de mecánicas interesantes pero cuando he visto algo cinco veces no me voy a sorprender por verlo una sexta. No quiero pasarme de crítico porque son realmente absorbentes y me he tirado un buen puñado de horas intentado dibujar el mapa completo de cada zona  porque sí, soy de esos excéntricos que no pueden dejar un cuadradito en negro (creo que acabo de descubrir de donde viene el dolor de cabeza) pero siento que les falta algo.

etrian_untold_2_review_a_800.0.jpg
Etrian Odissey me ha llamado especialmente la atención y ha entrado en la lista de pendientes.

En resumen, debo de llevar unas 15/20 horas de Mary Skelter: Nightmares y puede haber sido mi peor introducción a un género, de lejos. Y sin embargo me he visto atraído al mismo y me veo con ganas de hacerme con un par de Etrian Odissey para Nintendo 3DS, así que no hay mal que por bien no venga. Pronto publicaré mi análisis para TecnoSlave por si tenéis curiosidad sobre el juego y/o mi opinión. Si queréis dejar algún comentario sobre el asunto o recomendar algún juego de esta temática sabéis que sois más que bienvenidos. Y, de nuevo, ¡muchas gracias por vuestro apoyo!


N.A: Me he quedado con ciertas ganas de adjuntar algo de contenido interesante sobre aquellos curiosos o curiosas así que os voy a dejar la serie de Mark Brown, Boss Keys, donde analiza el diseño de niveles de los diferentes The Legend of Zelda y con está recopilación de recomendaciones del género que me han hecho llegar por Twitter.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s