Metaanálisis, Opinion

Kingdom Hearts – Dando la mano al fanservice

Kingdom Hearts es uno de los títulos más queridos de los últimos años. Es evidente que tiene algo. Algo que atrae a los jugadores y los convierte en parte de su mundo. Es como esa cita que contiene el último tráiler de su tercera entrega numerada, «No pienses que tus sueños son solo fantasías. Si puedes imaginar un mundo, cree en él… y sumérgete».

El título tiene una historia original pero lo que importó en su salida, lo que lo puso en vista de tantos jugadores, fue su mundo, su fanservice. Sin dejar de ser una afirmación acertada casi hay un término que se acerca más a la definición real de Kingdom Hearts. El fanfiction. Esto es, literalmente, una ficción creada por fans y para fans que toma algo existente como punto de partida. Y no exagero si digo que Kingdom Hearts podría haber nacido tanto de Squaresoft como de cualquier página dedicada a publicar contenido para fans.

kh25_kh2_hd_ss_06

Quiero decir, el juego cuenta con licencias de Disney y Final Fantasy para funcionar. Una locura. Pero una locura que funciona a la maravilla. Y si funciona es, principalmente, gracias a su trato del fanservice. La historia se desarrolla a través de mundos basados en películas de Disney pero todas son neutralizadas para luego ser pasadas por un mismo filtro. Nunca olvidan su personalidad y, de hecho, recuerdo a sus personajes igual de carismáticos en sus cintas originales. Pero si olvidan su papel, quien son en realidad. Esto se hace para que la historia pueda desarrollarse de igual manera en mundos tan dispares como el de Piratas del Caribe o Pesadilla Antes de Navidad. Y funciona.

Se siente como que cada mundo, que cada fragmento, tiene un pequeño espacio para desarrollarse y decir la suya. Ciudad de Halloween en el primer título de la saga, por ejemplo, nos habla de que es realmente un corazón y Stitch tiene espacio suficiente en Birth by Sleep para demostrarnos que la familia no siempre se limita a los parentescos. De nuevo, Kingdom Hearts demuestra un trato excelente en su fanservice y se convierte en un fanfiction bien hilado. Sora y compañía encajan perfectamente en cada mundo y la historia nunca se para porque estos sirven de trasfondos, como escenarios para que la verdadera trama se desarrolle.

chrome_2017-07-16_14-08-16.png

Incluso se cuentan con un puñado de mundos que sirven como vehículo narrativo para el desarrollo de personajes. Monstro, en la primera entrega, me parece un ejemplo perfecto. En este nos demuestran como Riku se interesa por el corazón de Pinocho; por el hecho de que un simple muñeco de madera tenga corazón. En este momento la narrativa del juego alcanza el estado de fanfiction en su término completo, tanto el mundo de Disney como la historia original son un solo ente. En este momento se olvidan las diferencias entre ambas obras y todo conecta.

Los arcos de cada mundo no son excesivamente largos, por lo que complica la capacidad del usuario para identificarse con los personajes, pero es que el jugador lleva ventaja, los conoce a todos. Por esto resulta tan natural llegar a Bastión Hueco y ayudar a Bestia a recuperar a su amada, porque no necesitamos saber quien es Bestia, lo conocemos. Conocemos su historia y la fuerza de su amor. Y con una simple escena Kingdom Hearts lo escenifica, lo convierte en parte de su todo y nos lanza a derrotar Sincorazón acompañados del príncipe maldito, obviando las diferencias entre el RPG y el largometraje de Disney.

 

Pasa lo mismo con Final Fantasy. Sus personajes conservan todo su carisma pero se adaptan a la obra y olvidan quienes son y de donde vienen. Cloud y Squall conservan su frialdad y Yuffie resulta tan dicharachera como la recuerdo, pero en ningún momento sienten la necesidad de decirte nada sobre sus historias originales. Es más, todos sus personajes encajan perfectamente en la historia, se convierten en parte de la misma y mimetizan sin apenas esfuerzo. Estos héroes aparecerán también en World of Final Fantasy, que hace un trabajo similar al del título en cuestión, pero en éste no dudan en destacar que son grandes héroes, traídos de diferentes entregas. No se sienten como parte de su mundo, si no como algo externo, que está ahí por cumplir, por contentar al fan.

Kingdom Hearts nos entrega un mundo original y nos invita a sumergirnos en él. Sí, está formado por las entregas de Disney y no es que los personajes de Final Fantasy tengan poca presencia en el mismo, pero nunca se sienten como extraños. Su trato al fanservice, esa forma de escenificarlo todo bajo el mismo foco e incluso ese lenguaje tan familiar, como traído del manga shonen, juvenil, lo convierte en una obra sólida. Es una oda al fanservice, a Disney, a Final Fantasy y no duda en un solo momento en reconocerlo pero lo hace de forma orgánica, natural, como si no existiesen espacios entre las obras que lo conforman.

 Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Anuncios

2 thoughts on “Kingdom Hearts – Dando la mano al fanservice”

  1. No podría estar más de acuerdo con este artículo.
    Siendo una de mis sagas preferidas a nivel puramente emocional, siempre he visto a Kingdom Hearts como una obra que en si misma no es compleja pero que funciona a las mil maravillas no por su trama original, no por todo lo enrevesada que ha demostrado ser, sino por ese lado de fanservice que abraza al espectador (en este caso, jugador) con cariño. También la defino como una obra sólida.
    ¡Excelente aporte! ¡Muchas gracias por aportárnoslo!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s