Opinion, Palabras sinceras

Pokémon Sol y Luna – La coherencia en las pausas

Hace unos días escribía una suerte de impresiones finales sobre Pokémon Sol y Luna, donde hablaba de su narrativa y las diferencias con títulos anteriores. Tenía pensado escribir un texto más, uno más positivo, sobre lo que sí había disfrutado del juego pero una conversación con @Jodynk (os recomendaría leer sus artículos pero sé que entonces abandonaréis este sitio) me insto a comenzar el juego de nuevo y hacerlo sin el polémico Rep. Experiencia.

Puede parecer algo nimio a primeras pero lo cierto es que prescindir de éste objeto sube exponencialmente la dificultad del juego. Mientras que la primera vez solo perdí una vez en combate (y fue una vez superada la Liga) en esta segunda partida me vi mordiendo el polvo pocas horas después de escoger inicial. Por lo general el reto no me interesa en exceso porque lleva al inevitable grindeo pero me ha hecho descubrir algo que no experimente tanto como creía en mi primer viaje: las pausas.

fishing1.jpg

Hacer pausas para subir de nivel es algo típico en el género RPG. Te paras en una zona y machacas a los mismos enemigos una y otra vez hasta que la experiencia que dan no sea rentable. Persona 4, por ejemplo, me hizo estar más horas subiendo de nivel que disfrutando de su historia. Y por mucho que disfrute de sus mecánicas acabo aborreciendo la zona porque no dejan de ser cuatro paredes. En Pokémon Sol y Luna, en cambio, tienes un mundo precioso del que disfrutar. Alola es, de lejos, el escenario más vivo y colorido con el que haya contado la saga y muy agradable perderse entre sus pokemon_sun_and_moon-7colinas y prados mientras subes a tu equipo de nivel. Pararse en una zona deja de ser una molestia para convertirse en una experiencia agradable e invita a la reflexión. Casi como si su mundo necesitase de un tiempo extra para poder contemplarlo con detenimiento.

Sé que es una visión muy personal pero lo cierto es que me parece que Sol y Luna se encuentran a un nivel diferente de los demás. Intentan apostar por una visión más acertada del mundo Pokémon. Casi como uno de esos fanfictions o web comics que trasladan su universo a uno más real. Sé que en todas las generaciones se trata la interacción entre humanos y criaturas pero en este se lleva mucho más lejos. Y la mejor forma de demostrarlo es que ahora las MO han quedado sustituidas por monturas. Podemos llamar a un Charizard para volar, montar a Lapras y Sharpedo para avanzar por el agua e incluso pedir ayuda a Machamp para mover rocas. Antes eran parte de tu equipo pero era casi inevitable tener un Pokémon inútil a nivel 5 que pudiese aprender todos los movimientos ocultos y rompía la inmersión, porque dejaba de ser tu compañero para convertirse en una herramienta. Hasta las mecánicas del combate parecen trabajar esa inmersión cuando te permiten cuidar de tu Pokémon al acabar una batalla.

pokemon_sun_3ds_screenshots_2

Si digo todo esto, de vuelta al tema principal, es porque su mundo me parece el más coherente de todos los juegos de la saga. La supresión de los gimnasios no solo es acertada si no que encaja a la perfección con su mundo. Los Kahuna que sustituyen a los líderes dejan de ser entrenadores destacables para convertirse en expertos de su región. Y es importante porque sus pruebas se basan en el propio conocimiento de ese lugar. Quizás no resulten entrenadores perfectos, pero aportan algo nuevo. El hecho de captain-lana-pokemon-sun-moon-image.pngcambiar el ritual de llegar a un gimnasio, superar sus trampas y derrotar al líder por encontrar al Kahuna y superar su prueba supone un soplo de aire fresco y ofrece una nueva dimensión: la «interacción personal». Brock y Misty tendrán su espacio en el anime pero a la hora de enfrentarte a ellos en los primeros juegos no aportan nada nuevo. Es algo que corrige Pokémon Blanco y Negro, no lo negaré, pero aquí la interacción se produce de forma mucho más personal y cada Kahuna tiene su propio margen para brillar.

Y no es solo la interacción con Pokémon o Kahuna si no el tono general del que hace uso el juego. De primeras parece que su narrativa apunta a un público de menor edad pero lo cierto es que el tono tan vivaz y alegre que presenta no tiene porque embarrar su apartado narrativo. La peregrinación es el punto característico de Pokémon Sol y Luna y el juego se centra en ello por completo. No negaré que he echado de menos el terrorismo que existía en otros títulos o la amenaza inmediata que podría acabar con el mundo. Pero esa forma de unir su mundo con su narrativa, de hacer del viaje y de su mundo algo más que simples trasfondos es más que loable. Ver la imagen final del título no solo es gratificante como declaración de victoria, si no por todo el significado que arrastra.

PokemonSunArt.jpg

No diré que Pokémon Sol y Luna haya sido mi mejor experiencia en la saga. De hecho siento que el juego está por acabar y me he tropezado con más de un cabo por atar que entorpece su experiencia. Tampoco olvido lo que dije en mi anterior texto y, de verdad, siento que podría haber dado mucho más de sí. Pero me gusta la coherencia del juego, al igual que su tono y la inmersión que esto conlleva. Nintendo ha anunciado hoy Pokémon Ultrasol y Pokémon Ultraluna y espero que sea su oportunidad para redimirse y traernos una entrega que no olvidemos jamás. Estoy seguro de si conservan los detalles que hacen grandes estos juegos pueden hacer algo aún mejor. Al fin y al cabo a veces son esos pequeños detalles los que hacen que una obra brille.

 Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s