Análisis, Metaanálisis

Pokémon Sol y Luna – De su narrativa y evolución

Siento cierta nostalgia por Pokémon Rubí y Zafiro. Posiblemente sean las circunstancias de mi vida en la que llegó pero creo que su conjunto suma mucho a esta sensación. El cambio generacional le sentó de maravilla e incluyó muchísimos cambios jugables que revolucionaron sus mecánicas. Y sin embargo, lo que más me pesa al pensar en ello, por extraño que pueda parecer, es su argumento. 

Sé que esta línea abre un frente enorme entre dos bandos. Los que confían en el argumento de la saga y los que lo rechazan en pos de su jugabilidad. Y es cierto que el guión de Pokémon, per se, resulta bastante simple e incluso predecible. Todos sus juegos pasan por una serie de eventos calcados de los anteriores, como si fuesen una extensión de los mismos. Y sin embargo consiguen ganarse siempre un hueco en mi corazón. Es algo que, por desgracia, no me ha pasado con su última entrega, al menos no en la misma medida.

tumblr_of1s1qoNUZ1qfjr5zo2_540

Si he hablado antes de la tercera generación es por que amo su guión. Sé que ahora está obsoleta pero en su momento era una buena apuesta. Y no negaré que yo sigo disfrutando de ella. Las ambiciones de los Team Magma y Aqua, el esfuerzo para derrotarlos, el encuentro con Kyogre o Groudon… Todo guarda un ligero toque de ‘epicidad’ que hace del viaje algo mucho más grande. No es solo el hecho de descubrir nuevos lugares, de atravesar mares y montañas superando retos y creciendo junto a tus compañeros si no que además te ves envuelto en una serie de planes descabellado, fruto de una mente retorcida. Con estas el superar cada gimnasio se convierte en una prueba de fuerza, de superación, como algo que te acerca a poder derrotar el mal que acecha. Pero en Pokémon Sol y Luna no hay nada de eso.

De hecho siento que el viaje en esta entrega ha sido eso, un viaje. El punto más destacable es la supresión de los gimnasios, que son sustituidos por diferentes pruebas. De primeras me parece una idea genial, no solo por el necesario cambio de mecánicas, tumblr_ojoalko8ir1vhwy42o1_500.pngsi no porque conjunta de forma perfecta al lore del juego, a la idea de la peregrinación. Pero la intención cae en saco roto porque las pruebas son olvidables, llevándonos a fotografiar Pokémon salvajes o a memorizar los pasos de baile de unos Marowak (a los que se suma un montañero random porque hay que enfatizar el humor). Hay pruebas que se sienten en armonía con la historia, como las de Nereida, Lulú o Zarala, que conllevan cierto esfuerzo y desembocan en un encuentro con un Pokémon Dominante en un espacio correcto para lo que nos cuentan. El encuentro con Mimikyu, sin ir más lejos, en una sala secreta llena de dibujos de Pikachu parece querer llegar a algo, pero se acaba ahí. Es como el hecho de encontrar Cristales Z repartidos por el mundo, como indicando que se trata de pruebas antiguas que han quedado olvidadas, pero jamás se llega a hablar de ello, cuando podría haberse enfocado para ofrecer una trama más interesante.

PokemonSolYLuna.png

Pasa lo mismo con el equipo de turno y la villana del juego. El giro argumental que los conecta puede ser más o menos interesantes pero ambos tienen una presencia tan nimia en la historia que resulta poco relevante. Los equipos anteriores tenían, al menos, una razón de existir. Igual querían conquistar el mundo, despertar un arma ancestral o expandir los continentes en un estúpido intento de mejorar la vida en la tierra; siempre había una razón. Aquí el Team Skull solo sirve como distracción. Son una panda de gamberros que disfrutan haciendo lo suyo y cuando se revela que están del lado de Samina tampoco se llega a nada porque no tienen ningún valor. Esta última, por su parte, es otro ejemplo de lo que comentaba en el párrafo anterior, ‘algo que sí pero que no‘. Es una persona extremadamente egocéntrica y controladora, que raya en la locura, pero su arco argumental solo se extiende en llegar al Ultraespacio y ser derrotada por el protagonista. Y me duele porque podría haberse llevado mejor —como ya se hizo en X e Y. Y lo peor es que ni si quiera le permiten un pequeño espacio para su redención, como si el dejarle unos minutos le quitase el protagonismo a los prados y lagos. Se habla de ello, sí, pero resulta algo lejano, como si todo lo que ha pasado fuese un contratiempo en el camino.

Y2U2ZDdjODU5YyMvUVdfclFJcUNfRFhCbms2Y2V3QV84cC1xSm9JPS80N3gxNjk6MjExN3gxMjU5LzE2MDB4OTAwL2ZpbHRlcnM6Zm9ybWF0KGpwZWcpOnF1YWxpdHkoODApL2h0dHBzOi8vczMuYW1hem9uYXdzLmNvbS9wb2xpY3ltaWMtaW1hZ2VzL2VwdGdoY2VpbG1pamt.jpg

Pero, pese a todo, lo que más me duele es la llegada a la Liga Pokémon. Recuerdo la increíble sensación de atravesar puerta tras puerta, accediendo con la correspondiente medalla, en el camino a la Liga de Kanto. Era el camino del honor, como si cada hoja que se abría para dejarte paso fuese la demostración de tu fuerza. Y pese a todo, para llegar al final aún tenías que superar el reto de la Calle Victoria. Aquí no hay honor ni fuerza, no porque no hayan gimnasios, si no porque el reto no existe. Y para hacerlo todavía menos interesante, tampoco hay Calle Victoria ni nada parecido. Está el detalle de ser el primer Campeón de Alola pero lo siento como algo frío porque la batalla final parece salir de ninguna parte. En la primera generación combatías contra Azul, con quien llevabas toda la aventura luchando y en la segunda contra Lance que no solo había tenido presencia en la aventura si no que ya era parte del Alto Mando en Kanto. Sin embargo la batalla contra el profesor Kukui se siente fría porque sí, te ha acompañado en el viaje, pero nunca lo ves como un rival y tampoco tiene la importancia necesaria como para sentir que superas a tu mentor.

LigaPokemon

Amargas palabras para uno de los juegos más esperados del último año. Y son duras de escribir porque, en el fondo, Pokémon Sol me ha gustado y ha conseguido llegarme en otros sentidos. Pero es una victoria pírrica, como mucho. La trama cae en un segundo plano, dejando el protagonismo al viaje, a la amistad y el amor. Y lo peor de todo es que siento que eso tampoco lo hace del todo bien. Aquí todo el mundo es tu amigo, todo son palabras bonitas y los Pokémon están integrados en la vida diaria mucho más que en otras entregas de la saga. Y sin embargo, siento que he conectado mejor en otras historias mejor definidas, donde el reto y el esfuerzo ha sido el punto de unión entre estas criaturas virtuales, los personajes de su mundo y el jugador.

 Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Anuncios

1 thought on “Pokémon Sol y Luna – De su narrativa y evolución”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s